Memoria

Pérdida de la memoria, para que no se le olvide

Pérdida de la memoria, para que no se le olvide

Hay varias afecciones, no solo la enfermedad de Alzheimer, que pueden causar pérdida de memoria en adultos mayores. Es importante obtener un diagnóstico inmediato y recibir atención adecuada.

Todos olvidamos cosas a veces. ¿Cuántas veces perdiste las llaves del automóvil u olvidaste el nombre de una persona que acabas de conocer?

Una parte bastante frecuente del proceso de envejecimiento es tener algunos problemas de memoria, así como un deterioro moderado de otras habilidades de razonamiento. Sin embargo, hay una diferencia entre los cambios normales en la memoria y la pérdida de memoria asociada con la enfermedad de Alzheimer y otros trastornos relacionados. Algunos problemas de memoria son la consecuencia de afecciones que pueden tratarse.

Si tienes problemas de memoria, habla con el médico para obtener un diagnóstico y la atención médica adecuada.

Alguno síntomas de la pérdida de la memoria

Cuando olvidamos algo, lo habitual no es que “perdamos” el recuerdo en sí, sino que nuestro cerebro “no encuentre el camino” hasta el recuerdo que tratamos de buscar. Los olvidos «patológicos» se denominan amnesias. Algunos síntomas de pérdida de memoria pueden ser:

  • Perder objetos personales frecuentemente.
  • Tener dificultades para encontrar las palabras adecuadas.
  • Hacer las mismas preguntas en una conversación, o contar varias veces la misma historia.
  • No recordar si hemos hecho algo, como por ejemplo, tomar un medicamento.
  • Desorientarse o perderse en lugares conocidos.
  • Confundirse de año, o de día de la semana.
  • Tener dificultades para recordar citas o eventos.
  • Problemas para seguir instrucciones o tomar decisiones.

Cómo recuerda nuestro cerebro

Nuestro cerebro emplea diferentes estructuras para trabajar con diferentes tipos de memoria. Las dos modalidades principales de memoria son: la memoria a corto plazo y la memoria a largo plazo. Aunque se puedan dar disfunciones, o de pérdida de memoria en ambas, nos centraremos en la Memoria a Largo Plazo Declarativa.

  • La Memoria a Corto Plazo retiene información limitada durante una pequeña cantidad de tiempo.
  • La Memoria a Largo Plazo almacena durante mucho tiempo una gran cantidad de información compleja. Es lo que solemos entender popularmente como “memoria”. A su vez, hay dos tipos de Memoria a Largo Plazo: La Memoria No Declarativa o Implícita (montar en bicicleta, conducir) y la Memoria Declarativa o Explícita, utilizado para recordar experiencias personales o nuestro conocimiento sobre el mundo (cómo se llama un familiar, dónde dejé las llaves, quién gobierna mi país, qué ha ocurrido hace cinco minutos o hace cinco meses).

Pérdida de la memoria por envejecimiento

La pérdida de la memoria normal relacionada con la edad no impide que tengas una vida plena y productiva. Por ejemplo, en ocasiones puedes olvidar el nombre de una persona, pero recordarlo más tarde el mismo día. De vez en cuando, puedes olvidar dónde dejaste los anteojos. O tal vez necesites hacer listas con más frecuencia que antes para recordar las citas médicas o las tareas.

Generalmente, estos cambios en la memoria se pueden controlar, y no alteran la capacidad de trabajar, vivir independientemente y tener una vida social.

Otras causas de pérdida de memoria

Algunos problemas de la memoria están relacionados con asuntos de salud que posiblemente pueden ser tratados. Por ejemplo, los efectos secundarios de algunos medicamentos, una deficiencia de vitamina B12, alcoholismo crónico, tumores, infecciones o coágulos de sangre en el cerebro pueden causar pérdida de la memoria o posiblemente demencia. Algunos trastornos de la tiroides, de los riñones o del hígado también pueden contribuir a pérdida de la memoria. Un médico debe tratar condiciones médicas serias como estas lo más pronto posible.

Problemas emocionales tales como estrés, ansiedad o depresión, pueden hacer a una persona más olvidadiza y pueden ser confundidos con demencia. Por ejemplo, alguien que recientemente se ha jubilado o que está lidiando con la muerte de un esposo o esposa, pariente o amigo puede sentirse triste, solo, preocupado o aburrido. Tratar de lidiar con estos cambios de vida hace que algunas personas se sienten confundidas u olvidadizas.

La confusión y los problemas de memoria causados por emociones usualmente son temporales y desaparecen cuando los sentimientos se desvanecen. Pero si estos sentimientos duran por más de 2 semanas, es importante obtener ayuda de un médico o consejero. El tratamiento puede incluir consejería, medicamentos o ambas cosas.

Recomendaciones para fortalecer la memoria

Las personas que tienen algunos problemas de mala memoria pueden usar una variedad de técnicas que pueden ayudarles a permanecer saludables y lidiar con cambios en su manera de pensar.

  • Planee los quehaceres, haga listas de lo que tiene que hacer y use ayudas para la memoria como notas y calendarios. Algunas personas encuentran que recuerdan las cosas mejor si mentalmente las conectan con un nombre, canción, libro o programa de televisión conocidos.
  • Mantenga sus intereses o pasatiempos y desarrolle algunos nuevos, tales como servir de voluntario y visitar a familiares y amigos.
  • Participe en actividades físicas y haga ejercicios. Varios estudios han asociado el ejercicio aeróbico (por ejemplo, caminar rápido) con un mejor funcionamiento del cerebro, a pesar de que se necesitan más investigaciones científicas para afirmar con seguridad si el ejercicio puede ayudar a prevenir o retrasar la demencia. El ejercicio también ayuda a aliviar las sensaciones de estrés, ansiedad y depresión.
  • Consuma alimentos saludables. Una dieta saludable puede ayudar a reducir el riesgo de muchas enfermedades crónicas y también puede ayudar a mantener el cerebro saludable.

Limite el uso de alcohol. A pesar de que algunos estudios sugieren que el uso moderado de alcohol tiene beneficios para la salud, tomar mucho alcohol o tomar cantidades excesivas de alcohol en periodos muy cortos de tiempo puede causar pérdida de la memoria y daños permanentes en el cerebro con el paso del tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *