Osteoporosis

Osteoporosis, síntomas, causas y tratamiento

La osteoporosis es una enfermedad sistémica esquelética que se caracteriza por una disminución de la masa ósea y un deterioro de la microarquitectura de los huesos, lo que supone un aumento de la fragilidad de los huesos y del riesgo de sufrir fracturas.

Síntomas

Habitualmente, las etapas iniciales de la disminución de la masa ósea no presentan síntomas. Pero una vez que los huesos se hayan debilitado por la osteoporosis, puedes tener los siguientes signos y síntomas:

  • Dolor de espalda, causado por la fractura o el colapso de una vértebra
  • Pérdida de estatura con el transcurso del tiempo
  • Postura encorvada
  • Fractura de un hueso que se produce mucho más fácilmente de lo previsto.

Causas

En el interior del hueso se producen durante toda la vida numerosos cambios metabólicos, alternando fases de destrucción y formación de hueso. Estas fases están reguladas por distintas hormonas, la actividad física, la dieta, los hábitos tóxicos y la vitamina D, entre otros factores.

En condiciones normales, una persona alcanza a los 30-35 años una cantidad máxima de masa ósea (“pico de masa ósea”). A partir de ese momento, existe una pérdida natural de masa ósea.

Las mujeres tienen más frecuentemente osteoporosis por varios motivos: su pico de masa ósea suele ser inferior al del varón y con la menopausia se acelera la pérdida de hueso (osteoporosis posmenopáusica).

Existen muchas otras causas de osteoporosis: alcoholismo, fármacos (glucocorticoides, tratamiento hormonal utilizado para el tratamiento de cáncer de mama y de próstata…), enfermedades inflamatorias reumáticas, endocrinas, hepáticas, insuficiencia renal, entre otras

Tratamiento y manejo de la pérdida ósea

El tratamiento de la pérdida ósea suele incluir el uso de fármacos que modifican los huesos. Estos fármacos reducen la velocidad con que los huesos se adelgazan. También pueden reducir nuevos daños en los huesos y promover la curación. Los pacientes que tienen dolor de huesos causado por cáncer metastásico también suelen recibir estos fármacos. Los fármacos que modifican los huesos incluyen:

  • Bifosfonatos, que son fármacos que bloquean las células que destruyen los huesos, llamadas osteoclastos.
  • Inhibidores del ligando RANK, como el denosumab (Prolia, Xgeva).

Una posible afección asociada con los fármacos modificadores de huesos es la osteonecrosis de la mandíbula. Es una afección poco frecuente, pero grave. Los síntomas incluyen dolor, hinchazón e infección de la mandíbula, dientes flojos y huesos expuestos.

Su médico puede recomendarle que consulte con un dentista antes de comenzar un tratamiento para fortalecer los huesos. Informe también a su dentista que está en tratamiento con un fármaco modificador de huesos antes de que le realicen un procedimiento odontológico.

Factores de riesgo

Una gran cantidad de factores pueden aumentar las probabilidades de desarrollar osteoporosis, entre ellos edad, raza, elecciones de estilo de vida, afecciones y tratamientos.

Riesgos inalterables

Algunos factores de riesgo de la osteoporosis están fuera de tu alcance, entre ellos:

  • El sexo​. Las mujeres tienen muchas más probabilidades de desarrollar osteoporosis que los hombres.
  • ​ A mayor edad, mayor riesgo de desarrollar osteoporosis.
  • Los descendientes de blancos y asiáticos tienen más riesgo de desarrollar osteoporosis.
  • Antecedentes familiares. Si uno de tus padres o hermanos tienen osteoporosis, tienes mayor riesgo, especialmente si alguno de tus padres sufrió una fractura de cadera.

Tamaño del cuerpo. Los hombres y mujeres con cuerpos pequeños suelen tener mayor riesgo debido a que cuentan con menor masa ósea que los sostenga a medida que envejecen.

Tratamiento y manejo de la pérdida ósea

El manejo de la pérdida ósea y sus síntomas también puede incluir:

  • Suplementos de calcio y vitamina D. ​Las recomendaciones actuales se enumeran a continuación. Antes de tomar un suplemento vitamínico o mineral, hable con su médico.
  • Vitamina D: 800 unidades internacionales (UI) por día para mujeres de todas las edades

○ Suplementos de calcio para mujeres antes de la menopausia: 1,000 miligramos (mg) por día

○ Suplementos de calcio para mujeres después de la menopausia: 1,200 mg por día.

  • La actividad física en carga, como caminar, bailar y subir escaleras, implica tensión para los huesos. Esta tensión impulsa al cuerpo a producir células formadoras de hueso. Este tipo de ejercicio practicado con regularidad también fortalece los músculos, lo que ayuda al equilibrio. Su médico puede recomendarle un plan de ejercicios en función de sus necesidades, sus aptitudes físicas y su estado físico.
  • Mantener un peso corporal saludable. Es importante una dieta bien equilibrada para la buena salud de los huesos. El peso bajo puede contribuir a la pérdida ósea y a las fracturas.
  • Prevención de caídas. Las caídas son la causa principal de fracturas de las personas con osteoporosis. La mala visión, el calzado que no se adapta bien, una vivienda abarrotada de cosas, el deterioro psíquico, la somnolencia relacionada con los medicamentos para el dolor y la mala concentración pueden aumentar su riesgo de caer. Para prevenir caídas, intente hacer ejercicios que mejoren su equilibrio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *