Infección urinaria

Hablemos de infección urinaria

Hablemos de infección urinaria

¿Qué es?

El aparato urinario es el sistema de drenaje del cuerpo para eliminar los desechos y el exceso de agua. Incluye dos riñones, dos uréteres, una vejiga y una uretra. Las infecciones del tracto urinario son el segundo tipo más común de infección en el cuerpo.

Una infección de las vías urinarias es una infección que se produce en cualquier parte del aparato urinario. La mayoría de las infecciones ocurren en las vías urinarias inferiores (la vejiga y la uretra).

Las mujeres son más propensas a contraer una infección urinaria que los hombres. La infección que se limita a la vejiga puede ser dolorosa y molesta. Sin embargo, puedes tener consecuencias graves si la infección urinaria se extiende a los riñones.

Factores de riesgo

Algunas personas tienen mayor riesgo de tener infecciones urinarias. En comparación con los hombres y los niños, las mujeres y las niñas tienen más riesgo de tener infecciones de las vías urinarias debido a que su uretra es más corta y está más cerca del ano, lo cual facilita la entrada de bacterias a las vías urinarias. Otras cosas que pueden aumentar el riesgo de tener infecciones urinarias incluyen:

  • Una infección urinaria previa.
  • Actividad sexual, especialmente con una pareja sexual nueva.
  • Cambios en la flora o la acidez vaginal debido a la menopausia o el uso de espermicidas.
  • Edad (los adultos mayores tienen más probabilidades de tener infecciones urinarias).
  • Movilidad reducida (por ejemplo, después de una operación o por reposo absoluto en cama).
  • Incontinencia urinaria o tener colocado un catéter urinario (en inglés).
  • Cálculos renales.
  • Adenoma (agrandamiento) de próstata.

En los niños pequeños, a veces puede haber problemas estructurales de las vías urinarias que pueden conducir a que se infecten con más frecuencia. Otros factores que aumentan el riesgo de infección urinaria en los niños incluyen no orinar con suficiente frecuencia o limpiarse desde atrás hacia adelante después de defecar (en las niñas esto puede hacer que entren bacterias en las vías urinarias).

Síntomas

El cuadro clínico de la cistitis puede variar en función de la zona en la que se presente la infección. Estos son los síntomas más comunes de la infección de orina:

  • Necesidad urgente y frecuente de orinar.
  • Picazón o quemazón en la uretra al orinar.
  • Enrojecimiento de la vulva y picor vaginal (en las mujeres).
  • Dolor al orinar y al mantener relaciones sexuales.
  • Color turbio, lechoso (espeso) o anormal de la orina.
  • Aparición de sangre en la orina.
  • Fiebre y escalofríos (la fiebre puede significar que la infección ha alcanzado los riñones).
  • Vómitos y náuseas.
  • Dolor en el costado o espalda (indica infección en los riñones).
  • A menudo, las mujeres sienten una ligera presión por encima del hueso púbico y muchos hombres sienten una dilatación del recto.
  • Estar más irritable de lo normal.

Síntomas infantiles

Por su parte, pueden confundirse con otros trastornos; además, los pequeños se encuentran ante la dificultad de no saber expresar qué les pasa. No obstante, si un niño presenta una infección urinaria puede manifestar los siguientes indicios:

  • Estar más irritable de lo habitual.
  • No comer como lo hace normalmente.
  • Tener fiebre sin motivo aparente que además no acaba de desaparecer.
  • No poder aguantarse la orina.
  • Sufrir alteraciones en su desarrollo.

Diagnóstico y tratamiento

Su proveedor de atención médica puede hacer varias cosas para determinar si usted o su hijo tienen una infección urinaria; estas incluyen hacerle preguntas sobre los síntomas y un examen físico, y ordenar análisis de sangre.

La mayoría de las infecciones urinarias son causadas por bacterias y se pueden tratar con antibióticos. Sin embargo, las bacterias se están volviendo cada vez más resistentes a los antibióticos, lo que significa que los antibióticos comunes posiblemente no puedan eliminar las infecciones causadas por estos microbios resistentes. Cada vez que usted o su hijo toman un antibiótico, las bacterias que normalmente viven en su cuerpo (como las que viven en el intestino) tienen más probabilidades de volverse resistentes a los antibióticos. Este es un problema grave cada vez más frecuente debido a que las infecciones urinarias suelen ser recurrentes en las mismas personas.

A veces los síntomas pueden ser causados por otras enfermedades, como enfermedades de transmisión sexual. En otras ocasiones puede haber bacterias presentes en la orina sin que provoquen una infección (esto se conoce como bacteriuria asintomática.

Prevención

Cambiar los hábitos de higiene personal puede ayudar a prevenir las infecciones urinarias recurrentes. Algunas sugerencias:

  • Orinar antes y después de tener relaciones sexuales.
  • Mantenerse bien hidratado y orinar con regularidad.
  • Darse duchas en vez de baños de tina.
  • Minimizar el uso de duchas vaginales, aerosoles y talcos en el área genital.
  • Al enseñar a usar el baño a las niñas, enseñarles a limpiarse desde adelante hacia atrás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *