Energéticos

Fatiga, más que simple cansancio

Fatiga

Todo el mundo se siente cansado de vez en cuando. A veces ocurre que sólo desea quedarse en cama. Pero tras una buena noche de sueño, la mayoría de la gente se siente renovada y lista para enfrentar un nuevo día. Si sigue sintiéndose cansado por semanas, es hora de ver a su médico, quien puede ayudarle a averiguar lo que está causando su fatiga y recomendar maneras de aliviarle.

En este artículo vamos a hablar acerca de los síntomas de la fatiga, pero también acerca de las posibles causas de ésta. Finalmente, vamos a describir los posibles tipos de tratamiento para hacerle frente.

Sentirse fatigado puede ser como una alarma que empieza a sonar en su cuerpo. Puede ser la primera señal de que algo está mal. Pero, la fatiga misma no es una enfermedad. Por ejemplo, muchas personas mayores viven con artritis reumatoidea, una condición dolorosa que afecta las articulaciones, generalmente en las manos o los pies. Además de este dolor, las personas con artritis reumatoidea a menudo se quejan de otros síntomas como la fatiga. También, las personas con cáncer podrían sentirse fatigadas por la enfermedad o el tratamiento o ambas cosas. Además pueden estar sintiendo dolor y náusea. Éstos son sólo dos ejemplos de situaciones en las que hablar con su proveedor de asistencia médica acerca de sentirse fatigado puede llevarle a obtener soluciones útiles, por ejemplo, agregando ejercicios livianos a su rutina diaria.

¿CÓMO SÉ SI TENGO FATIGA?

La fatiga puede comenzar y aumentar lentamente. Hable con su doctor si se siente cansado incluso después de reposar. Brinde a su médico la mayor cantidad posible de información. Esto hará más fácil determinar si está fatigado y por qué. Es bueno pensar en estas preguntas antes de hablar con su médico acerca de la fatiga.

■   ¿Por cuánto tiempo ha estado fatigado?

■ ¿Cómo ha cambiado su nivel de actividades, en comparación con unos meses atrás?

■ ¿Cuándo se siente cansado? ¿Después de cierta actividad, como subir escaleras? ¿Se despierta cansado?

■ ¿Cómo se siente cuando está cansado? ¿Tiene problemas para respirar? ¿Le duelen los músculos? ¿Tiene dificultad para recordar o concentrarse? ¿Le resulta difícil interesarse en sus actividades diarias?

■ ¿Está durmiendo bien? ¿Cuántas horas duerme cada noche? ¿Cuántas veces se despierta? ¿Tiene dificultad para quedarse o mantenerse dormido debido a picazón, dolor o algún otro problema?

Causas de fatiga: las causas de la fatiga

Una causa de fatiga muy común es el estrés. Con frecuencia, la primera vez que experimentamos fatiga es cuando hemos pasado por una fase de nuestra vida estresante, o durante una etapa en la que estamos sometidos a demasiada presión. Cuando ésto sucede puedes observar que cada vez vas a dormir menos y peor. Te resulta difícil conciliar el sueño y a menudo además te despiertas en mitad de la noche. Debido a que esto hace que tengas un sueño más ligero, te vas a despertar con más facilidad y además vas a tener dificultades en llegar a las fases de sueño profundo o fase REM. Estas etapas son las que se encargan de asegurar tu recuperación tanto física como psíquica, de modo que al día siguiente te puedas levantar con la sensación de estar como nuevo.

El estrés puede por ejemplo dar lugar a que sufras una reacción física, la cual se suele caracterizar por unos músculos tensos y por cierto nerviosismo. A tu organismo también le va a resultar difícil poder encontrar la tranquilidad necesaria para llegar a conciliar el sueño. El estrés también puede dar lugar a que empieces a sentirte preocupado. Por ejemplo, puedes estar preocupado por todas las cosas que te quedan por hacer, o cómo hacer para poder terminar ciertas cosas que tienes pendientes. Esto a su vez también puede provocar que tengas problemas para conciliar el sueño.

Las emociones

¿Está temeroso de lo que traerá el futuro? ¿Se preocupa por su salud y de quién cuidará de usted? ¿Tiene miedo que usted ya no sea necesitado? Las preocupaciones emocionales como éstas pueden afectar su energía. La fatiga puede estar ligada a muchas emociones, incluyendo:

  • Ansiedad
  • Depresión
  • Pena por la pérdida de un familiar, amigos o del hogar de muchos años
  • Estrés por problemas financieros o personales
  • El sentimiento de que usted ya no tiene el control de su vida

El ejercicio u otra actividad física pueden ayudar a aliviar los problemas emocionales como la ansiedad y el estrés.

Mejore sus hábitos

Algunas personas tienen hábitos en su estilo de vida que los roba de su propia energía. Aquí están algunas cosas que podrían ser nocivas en usted:

  • Quedarse despierto hasta muy tarde. Una noche de dormir bien es importante para sentirse renovado y energético. Trate de acostarse y despertarse a la misma hora cada día.
  • Tomar demasiada cafeína. Si toma bebidas con cafeína como bebidas gaseosas, té o café tarde en el día, le puede impedir que duerma bien por la noche. Limite la cantidad de cafeína que usted toma durante el día y tome bebidas descafeinadas en la tarde.
  • Tomar demasiado alcohol. El alcohol cambia la manera que usted piensa y actúa. También puede interactuar con sus tratamientos médicos. Tenga cuidado con la cantidad que usted toma.
  • Comer comida chatarra. Diga “no gracias” a las comidas con calorías vacías como las papitas de bolsa y galletas. Usted necesita alimentos nutritivos para poder tener energía para hacer las cosas que usted disfruta.

Estar aburrido también puede hacer que se sienta fatigado. Esto puede parecer extraño, pero es verdad. Si usted ha estado muy ocupado durante sus años de trabajo, cuando deje de trabajar tal vez se sienta un poco desorientado acerca de cómo pasar su tiempo libre. Cuando usted se despierta en la mañana, visualiza días largos frente a usted sin nada que hacer. Y no tiene que ser así. Investigaciones muestran que involucrarse en actividades sociales y productivas de su agrado, como hacer voluntariado en su comunidad, puede ayudarle a mantener su bienestar. Piense en lo que a usted le interesa y lo que usted puede ofrecer y busque lugares donde pueda ser un voluntario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *