Migraña

Deshágase de la migraña

Deshágase de la migraña

La migraña típicamente es un dolor pulsátil o palpitante que va de moderado a intenso y puede afectar a uno o ambos lados de la cabeza. Empeora con el esfuerzo físico, la luz, el ruido o los olores, y se asocia a náuseas, vómitos y sensibilidad al ruido, la luz y/o los olores. 

Aunque las migrañas pueden comenzar a cualquier edad, en general lo hacen en la pubertad o la juventud. En la mayoría de las personas, las migrañas se repiten periódicamente (menos de 15 días al mes). Después de los 50 años de edad, los dolores de cabeza suelen ser mucho menos intensos o desaparecer por completo.

Las migrañas son tres veces más frecuentes en las mujeres. En Estados Unidos, alrededor del 18% de las mujeres y el 6% de los hombres sufren migraña en algún momento cada año.

Las migrañas pueden hacerse crónicas, es decir, producirse durante 15 o más días al mes. Las migrañas crónicas suelen ocurrir en las personas que abusan de los fármacos para tratarlas.

Las migrañas suelen ser hereditarias. Más de la mitad de las personas que sufren migrañas tienen familiares cercanos que también las padecen.

Causas de las migrañas

Se desconoce la causa exacta de las migrañas. Los científicos creen que las migrañas ocurren porque algunas neuronas (las células nerviosas del cerebro) dejan de funcionar adecuadamente y pasan a enviar mensajes equivocados. Esto puede afectar al sistema nervioso que regula el dolor.

Independientemente de cuál sea la causa, los expertos coinciden en que hay distintos factores que pueden desencadenar episodios o ataques de migraña en las personas que las padecen.

  • Las migrañas pueden desencadenarse por falta de sueño, cambios de tiempo, hambre, excesiva estimulación sensorial y otros factores.
  • Pueden verse agravadas por la actividad física, la luz, los sonidos o los olores.
  • Los médicos basan el diagnóstico en los síntomas característicos.
  • No hay cura para las migrañas, pero se utilizan fármacos para detenerlas cuando están comenzando, para aliviar el dolor y para reducir el número y la gravedad de las crisis de migraña.

Entre los desencadenantes más frecuentes, se incluyen los siguientes:

  • estrés
  • cambios en las concentraciones hormonales, como los debidos a los períodos menstruales o al uso de píldoras anticonceptivas
  • saltarse comidas
  • la deshidratación
  • exceso de cafeína o abstinencia de cafeína (por haber reducido el consumo habitual de cafeína)
  • algunos alimentos (alcohol, queso, cítricos, pizza, chocolate, helado, etc.)
  • cambios bruscos en los patrones de sueño
  • fumar
  • cambios en el tiempo atmosférico.

¿Qué ocurre durante una migraña?

Cada migraña empieza de una forma diferente A veces, la gente recibe un aviso de que se le está avecinando un episodio de migraña. Unas pocas horas o incluso varios días antes de que les venga el dolor de cabeza, se puede notar «rara» o «no completamente bien». Puede tener antojos de distintos tipos de alimentos, o ponerse triste, estar irritable, cansada o, incluso, llena de energía. Esto recibe el nombre de «premonición».

Algunas personas tienen auras. Se trata de síntomas neurológicos que empiezan justo antes del dolor de cabeza y que se pueden alargar hasta una hora. Las auras son diferentes en cada persona, pero suelen afectar a la vista. Por ejemplo, una persona puede:

  • tener visión borrosa
  • ver puntos, bolas de colores, líneas irregulares, destellos o luces brillantes o centelleantes
  • oler un olor en concreto.
  • notar un hormigueo o cosquilleo en una parte de la cara

Una vez empieza el dolor de cabeza, la luz, los olores o los sonidos pueden molestar a las personas con migraña o empeorarles la migraña. A veces, si tratan de proseguir con su rutina habitual, pueden tener náuseas y vómitos. A menudo el dolor suele empezar solo en un lado de la cabeza, pero pude acabar afectando a ambos lados. Intentar hacer actividades físicas puede empeorar el dolor.

La mayoría de las migrañas duran entre 30 minutos y varias horas; hay algunas que hasta pueden durar un par de días.

Prevenir las migrañas

Un diario de los dolores de cabeza puede ayudarle a identificar los factores que desencadenan dicho dolor. Cuando le dé un dolor de cabeza, anote lo siguiente:

  • El día y la hora en que comenzó
  • Lo que comió y bebió en las últimas 24 horas
  • Cuánto durmió
  • Qué estaba haciendo y dónde estaba inmediatamente antes de que comenzara el dolor
  • Cuánto tiempo duró el dolor de cabeza y qué lo alivió

Revise su diario con su proveedor para identificar los desencadenantes o un patrón para sus dolores de cabeza. Esto puede ayudarlo a usted y a su proveedor a crear un plan de tratamiento. Conocer sus desencadenantes puede ayudarlo a evitarlos.

Algunos cambios de estilo de vida que pueden ayudar incluyen:

  • Evitar factores desencadenantes que parezcan causar una migraña.
  • Dormir y hacer ejercicio de manera regular.
  • Disminuir poco a poco la cantidad de cafeína que bebe todos los días.
  • Aprender y practicar el manejo del estrés. Algunas personas descubren que los ejercicios de relajación y meditación les ayudan.

Si tiene migrañas frecuentes, su proveedor puede recetarle un medicamento para reducir la cantidad de episodios. Necesita tomar el medicamento todos los días para que sea eficaz. Su proveedor posiblemente tenga que probar más de un medicamento antes de decidir cuál es el que funciona mejor en su caso.

¿Cuándo acudir al médico?

  • Está experimentando «el peor dolor de cabeza de su vida».
  • Presenta problemas del habla, la visión, el movimiento o pérdida del equilibrio, especialmente si no ha tenido antes estos síntomas con un dolor de cabeza.
  • El dolor de cabeza comienza de manera muy repentina.

Solicite una cita con su proveedor o llámelo si:

  • Los patrones del dolor de cabeza o el dolor cambian.
  • Los tratamientos que alguna vez funcionaron ya no sirven.
  • Presenta efectos secundarios por los medicamentos.
  • Está embarazada o podría quedar embarazada. Algunos medicamentos no deben tomarse en este estado.
  • Necesita tomar analgésicos más de 3 días a la semana.
  • Está tomando pastillas anticonceptivas y tiene migrañas.
  • Los dolores de cabeza son más intensos al acostarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *