digestion

Dejar de vivir con gastritis

Dejar de vivir con gastritis

La gastritis es la inflamación del revestimiento del estómago y puede ser aguda, cuando se presenta durante un corto periodo de tiempo, o crónica, si se prolonga durante meses o años. Esta inflamación del estómago causa, en las personas que lo padecen, dolor en la parte superior del vientre o del estómago, náuseas y, en ocasiones, vómitos. Todo esto se traduce en una falta de apetencia y de ganas de comer porque ante cada comida nos preguntamos cómo me voy a encontrar luego. Para ayudarte a mejorar esta situación el equipo de dietistas-nutricionistas de Alimmenta quiere darte algunas pautas que te harán sentirte mejor.

Causas

  • Algunos fármacos, como ácido acetilsalicílico, naproxeno o ibuprofeno.
  • Infección del estómago con la bacteria Helicobacter pylori.
  • Abuso de alcohol o ingesta de sustancias corrosivas, como algún tipo de veneno.
  • Ingesta de alimentos picantes​.
  • Consumo de cocaína.
  • Reflujo de bilis hacia el estómago o reflujo biliar.
  • Trastornos autoinmunes.
  • Infección viral, sobre todo en personas con déficits en el sistema inmunológico.
  • Estrés excesivo.

Otras causas menos comunes que pueden causar gastritis son el hecho de haberse sometido a una cirugía mayor o sufrir alguna enfermedad gástrica que pueda inflamar la mucosa del estómago.

Prevención

La prevención de la gastritis pasa por evitar el uso de las sustancias que pueden inflamar la mucosa del estómago. Evitar el uso prolongado de medicamentos como el naproxeno, el ibuprofeno o el ácido acetilsalicílico, así como reducir o suprimir la ingesta de alcohol y de comidas que puedan irritar el revestimiento estomacal, evitará que se desarrolle una gastritis causada por este tipo de agentes.

Cuándo consultar al médico

Casi todos hemos tenido un episodio de indigestión e irritación estomacal. La mayoría de los casos de indigestión dura poco tiempo y no requiere atención médica. Si tienes signos y síntomas de gastritis durante una semana o más, consulta con tu médico. Cuéntale a tu médico si la molestia en el estómago se produce después de tomar algún medicamento recetado o de venta libre, en especial aspirina u otro analgésico.

Si vomitas sangre o tus heces tienen sangre o un color negro, consulta con tu médico de inmediato para determinar la causa.

El diagnóstico de la gastritis es histológico, es decir, es necesario realizar una gastroscopia y obtener una muestra de la mucosa gástrica mediante biopsia para que pueda ser analizada. Por tanto, el diagnóstico de la gastritis no es únicamente clínico (no se basa solo en los síntomas) sino que es necesaria la realización de pruebas invasivas (gastroscopia y biopsia) para confirmar su existencia.

Generalmente, el tratamiento de la gastritis incluye antiácidos y otros medicamentos que ayudan a disminuir la acidez en el estómago, aliviando así los síntomas y favoreciendo la curación de la irritación de su pared. Si la gastritis está relacionada con una enfermedad o una infección, también se tratará ese problema.

Recomendaciones alimenticias para tratar la gastritis

Ahora que conocemos las recomendaciones generales vamos a traducirlas en los alimentos que debemos evitar y en los que podemos incluir en nuestra dieta

Lácteos:

  • Evita los lácteos ricos en grasa como la nata, los quesos curados o la leche entera.

Verduras y hortalizas: 

  • Ciertas personas pueden presentar una mala tolerancia personal a las verduras flatulentas (alcachofas, col, coliflor, brócoli, coles de Bruselas, pimiento, pepino, cebolla y ajos) o a los alimentos ácidos como el tomate. En ocasiones también puede generar molestias si se consumen crudos, si es así, cocínalos hervidos o en puré.

Frutas: 

  • Evita las frutas poco maduras y los cítricos por su elevada acidez.
  • Es recomendable que el consumo de frutas lo hagas en forma de fruta madura, al horno o en compota.

Cereales, tubérculos y legumbres: 

  • Evita la bollería y pastelería como galletas con chocolate, croissants o bollos.
  • El arroz y la patata suelen ser bien aceptados. Las legumbres por su parte se recomiendan en cocciones suaves y si sientan mal se deben pasar por el pasapurés para quitarles las “pieles” que, por su alto contenido en fibra, pueden crear molestias.

Pescados, carnes y huevos:

  • Evita las carnes grasas como la ternera o el buey y los embutidos.
  • Puedes consumir carnes blancas como el pollo o el pavo, huevo y embutidos tipo jamón dulce, pechuga de pavo y, según la tolerancia, el pescado blanco y el jamón serrano Bebidas:
  • Evita, como ya se ha dicho anteriormente, el té, las bebidas de cola, las bebidas con gas o el café, que aunque sea descafeinado aumenta la secreción gástrica.
  • Puedes sustituir estas bebidas por infusiones suaves (hinojo, melisa, hierba luisa o romero) o, consumidos con moderación, zumos no cítricos. Evidentemente, el líquido de consumo preferente será el agua y también podemos tomar caldos suaves desgrasados. Otros:
  • Evita las salsas grasas o a base de nata, los condimentos picantes, los cubos concentrados saborizantes o el chocolate. Todos ellos estimulan la secreción gástrica o dificultan la digestión.

Se recomienda, que para cocinar, se consuma aceite de oliva o de semillas antes que mantequillas o margarinas.

Algunos consejos que te ayudarán a lidiar con la gastritis 

En el siguiente vídeo de las dietistas-nutricionistas de Alimmenta Sara Martínez y Carme Ferrer, te damos 8 consejos para que mejores los síntomas de la gastritis mediante la dieta.

  1. Come 5 veces al día para reducir el volumen de cada comida.
  2. Come despacio y mastica lentamente para que tu estómago tenga que trabajar menos y se facilite la digestión.
  3. Evita las grandes comidas y, especialmente, aquellas con más grasa como guisos o fritos. Elige cocciones sencillas como la cocina al vapor, el hervido, el horno o el papillote. Si cocinas a la plancha o a la parrilla, evita que se quemen o se tuesten algunas partes.
  4. Evita alimentos irritantes como los cítricos, el tomate, cítricos, comidas picantes, café, té, alcohol o bebidas con gas.Y olvídate del tabaco.
  5. Aumenta el consumo de frutas y verduras aunque hay algunas como la col, coliflor, alcachofas o verduras crudas que pueden resultarte de digestión más molesta.
  6. Cena dos o tres horas antes de acostarte.
  7. Consume infusiones digestivas como el hinojo, la manzanilla, la melisa… 8. Evita las temperaturas extremas (tanto calientes como frías) en tus comidas.

Síntomas

Aunque en algunas ocasiones esta patología no presenta síntomas, las personas que la sufren pueden experimentar las siguientes molestias:

  • Dolor abdominal.
  • Náuseas y vómitos.
  • Acidez de estómago​.
  • Ausencia de hambre o inapetencia, que en ocasiones puede producir pérdida de peso.

Heces de color negro y vómitos con sangre, en el caso de que la gastritis cause sangrado en el revestimiento del estómago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *