Problemas respiratorios

Asma, la enfermedad que va en aumento en la población española

Asma, la enfermedad que va en aumento en la población española

El asma es una enfermedad cada vez más frecuente entre los niños y los jóvenes. Se calcula que la padece el 5 por ciento de la población adulta y el 10 por ciento de los niños y adolescentes en españa, y en muchos casos la enfermedad aparece como respuesta a determinados estímulos que producen alergia: polen, ácaros del polvo, partículas de la piel de gato y perro, humo, aire frío, ciertos alimentos o aditivos alimenticios.

Durante el año 2016, se registraron en el país europeo 23.125 altas hospitalarias por asma y en 2017 murieron 1.118 personas a causa de la enfermedad.

Se caracteriza por la aparición de episodios de dificultad respiratoria (crisis o ataques), generalmente asociados a otros síntomas como tos, pitidos al respirar y sensación de ahogo. Los síntomas varían según la edad.

De esta manera, en los niños prevalece principalmente la tos, en especial durante la noche, mientras que en los adultos los tres principales síntomas son rigidez en el pecho, silbidos y fatiga en la noche.

En los últimos años se ha registrado una mayor prevalencia y un aumento progresivo de casos en niños y adolescentes, lo cual pone de manifiesto la necesidad de tomar medidas preventivas. La curación del asma solamente puede alcanzarse en algunos casos de asma alérgica o relacionada con el lugar de trabajo del paciente, siempre que se pueda evitar el agente causal.

Tratamiento para el asma

No existe tratamiento curativo del asma. Sin embargo, los tratamientos disponibles son útiles para ayudar a controlar los síntomas. Su plan terapéutico deberá ser individualizado, combinando medicamentos y controlando su asma de la mejor manera con medidas de prevención e higiene.

Inhaladores

Los inhaladores contienen polvo o gas que propulsa la dosis correcta del medicamento antiasmatico cuando usted lo inhala. El medicamento es inhalada dentro de sus vías respiratorias. Usted tendrá que usar su inhalador correctamente para que funcione correctamente, por tanto pida consejo a su médico de confianza. Hay dos tipo básicos de inhaladores en medicina usados para tratar el asma:

Aliviadores o de rescate – para tratar los síntomas de forma aguda. Preventivos- para ayudar a prevenir sus síntomas.

Usted debería usar calmantes cuando sus síntomas de asma ocurren. Estos pueden ser cortos o de acción lenta. Los calmantes cortos que actúan (conocidos como broncodilatadores) contienen medicinas como salbutamol (ejemplo Ventolín) y terbutalina (ejemplo Bricanil) que trabajan para ensanchar sus vías respiratorias y rápidamente alivian sus síntomas.

Si le dan un preventivo, usted debería usarlo cada día- incluso si usted no tiene síntomas. Los preventivos por lo general contienen una medicina de esteroide, como beclometasone (ejemplo Qvar) o fluticasone (ejemplo Flixotide) que trabajan para reducir la inflamación de sus vías respiratorias. Esto puede subir hasta 14 días, para medicinas de prevención, para funcionar, pero una vez que ellos hacen efecto, no necesitará usar su inhalador de calmante en absoluto.

Un calmante de acción lenta puede ser añadido a su tratamiento si sus síntomas no son controlados con esteroide regular (el preventivo) y el empleo ocasional de un calmante corto que actúa. Los calmantes de acción lenta contienen medicinas como salmeterol (ejemplo Severent) o formoterol (ejemplo Oxis). A menudo estas medicaciones son combinadas con inhaladores de esteroides como symbicort (Ejemplo Seretide).

Espaciadores

Si usted usa un inhalador de gas propulsado, también pueden usar un espaciador. Los espaciadores son los dispositivos que pueden ayudarle a usar su inhalador correctamente y son particularmente útiles en niños- niños pequeños de tres años, pueden aprender a usar un inhalador con un espaciadoror, mientras que para bebés y niños muy pequeños una máscarilla puede ser más adecuada y práctica. Un espaciador es un tubo larg

o que se sujeta en el inhalador. Usted aspira de una boquilla que va hasta el final del tubo.

Es fácil de usar porque permita activar el inhalador y luego inhalar en dos fases separadas. La utilización de un espaciador también reduce el riesgo de tener dolor de garganta por usar un inhalador de esteroide. Cuando es usado correctamente pueden ser tan eficaces como nebulizadores en el tratamiento de un ataque de asma agudo.

Nebulizadores

Los nebulizadores hacen una niebla del agua y la medicina para el asma que usted aspira. Estos pueden ayudar a entregar más de la medicina exactamente a donde sea necesario. Esto es en particular importante, si usted tiene un ataque de asma severo y usted requiere un tratamiento de asma urgente en el hospital o en casa. Sin embargo, si usted usa un separador con sus medicinas para el asma, puede ser tan eficaz como un nebulizador, en el tratamiento de la mayor parte de ataques de asma. Si su hijo tiene asma, pida consejo a su médico de cabecera de si un nebulizador puede ser o no conveniente.

Alternativas naturales

Si bien no se puede eliminar por completo esta enfermedad, se puede mantener bajo control previniendo los episodios asmáticos. A continuación te compartimos diez remedios caseros para prevenir y reducir la tos o bronquitis asmática:

  1. ​ El té de jengibre es una alternativa natural para aliviar el asma, pues posee propiedades broncodilatadoras que ayudarán a respirar mejor. Este efecto inhibe una enzima que hace que los músculos de las vías respiratorias se contraigan, y al mismo tiempo activa otra enzima que relaja las vías respiratorias.
  2. Cebolla​. Gracias a que posee un flavonoide llamado quercetina, la cebolla ayuda a relajar los bronquios y a disminuir la constricción de las vías respiratorias. Entre sus compuestos, también se encuentra los tiosulfinatos, el cual se le conoce por sus propiedades antiasmáticas.
  3. Ajo​. Anteriormente, el ajo era usado como medicamento natural gracias a sus propiedades anti-inflamatorias. De hecho, el extracto de ajo reduce significativamente la inflamación de las vías respiratorias.
  4. Jugo de limón​. Ayuda a evitar que la mucosidad se acumule en los bronquios, mejorando la respiración y limpiando el aparato respiratoria de bacterias y gérmenes que dificultan el paso del aire.
  5. Miel​. Es un expectorante y antiinflamatorio natural que ayuda a eliminar las flemas. Es útil para sacar el moco que se acumula en las vías respiratorias y bloquea el flujo de aire que podría desencadenarse o agravar un ataque de asma.
  6. Ginkgo biloba​. La hoja inhibe una sustancia que se encuentra en los pulmones y provoca la inflamación de las vías respiratorias. Actúa como broncodilatador y reduce la inflamación, por lo que se recomienda tomar dos veces al día una infusión de hojas de Ginkgo biloba.
  7. Cúrcuma​. Es una especia con propiedades antiinflamatorias y expectorantes, la cual ayuda a controlar naturalmente el asma. La cúrcuma tiene una acción protectora en el sistema respiratorio.
  8. Té verde​. Es una fuente natural de teofilina, la cual es una sustancia con acción broncodilatadora que forma parte de numerosos fármacos usados para el tratamiento del asma. Relaja los músculos que soportan los tubos bronquiales, y se usa para prevenir y tratar el resoplo, la respiración entrecortada y la dificultad para respirar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *