Consejos

Alquimia sexual

[et_pb_section bb_built=”1″ admin_label=”section” _builder_version=”3.0.47″][et_pb_row admin_label=”row” _builder_version=”3.0.47″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat”][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text _builder_version=”3.2.2″ background_size=”initial” background_position=”top_left” background_repeat=”repeat”]

Alquimia sexual

consiste en desbloquear las energías de la persona para hacerlas fluir de forma armónica, lo que proporciona un gran placer y, de paso, mejora la salud y equilibra las emociones.

Cualquiera sabe lo que es un orgasmo con eyaculaciòn pero seguramente pocos son conscientes de que pueden conseguir un orgasmo sin eyaculaciòn, un orgasmo que vaya, literalmente, del interior al exterior del cuerpo, superando el límite sensorial de los genitales y experimentando un “Placer total, pleno y muy muy gozoso”,

Para ello es necesario aprender, básicamente, a controlar la energía vital de cada uno, que reside en el vientre…

Simplificando mucho, lo que hay que conseguir es movilizar esa vitalidad que ‘reside’ en el vientre y ponerla en circulación para que fluya dese el vientre hasta el punto de acupuntura (Ren1-huiyin-chong mai) situado en el centro del perineo, para pasar después a través de la espalda, llegando hasta la cabeza y (volviendo mediante un puente con la lengua), descendiendo por el pecho hacia abajo hasta llegar a los genitales. Así se cierra un circuito que impulsa a la persona a alcanzar la plenitud sexual y, al final, liberando el chi, reabsorbiendo toda esa energía, mutandola y depositandola en nuestro cerebro, para a través del orgasmo,  potenciar nuestra creatividad y conciencia, creando un potente elixir que desde nuestro cerebro, inunde todo nuestro cuerpo, desbloqueando nuestros meridianos de acupuntura y aliniando nuestros chacras.

Para empezar hay que aprender a controlar la respiración en la excitación, relajar el cuerpo entero y especialmente los genitales, sentir todas y cada una de las vibraciones corporales (esas a las que habitualmente no atendemos) y dejar la impaciencia a un lado. Además resulta fundamental masajear de forma concreta los genitales (previamente tonificadolos mediante ejercicios especiales), hacer estiramientos y sobre todo saber controlar la energía, haciéndola como decimos, recircular mediante la respiracion, para terminar en ese orgasmo pleno que sobrepasa la zona genital y sana y regenera todo nuestro cuerpo

Así con este elixir lograremos mejorar nuestra salud tanto física, mental y espiritual

 

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *